domingo, 19 de julio de 2015



EPITAFIO

Cuando supo que se acercaba la hora, se decidió a escribir su epitafio. Para ser recordado en el lugar donde vivió siempre, para plasmar algún pensamiento agradable o simplemente para despedirse. Quería dejar algo. Lo necesitaba. Como una especie de consuelo ante su inminente partida.
No sabía qué le esperaba allí, del otro lado. Por más leyendas o historias que supiera, lo aterraba el hecho de comenzar su último viaje sin saber el destino.
Al fin tuvo la frase exacta entre sus labios y sólo en ese momento sintió que podía partir. Tranquilo, ligero de equipaje y sin cuentas pendientes. Cerró los ojos, y luego de esos nueve meses que le parecieron eternos, nació.

Autor: Gonzalo Salesky

5 comentarios:

  1. Se me da muy bien logrado, amigo. De mucho gusto.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Hola Gonzalo, gracias por seguir escribiendo. Mi blog LDU tuvo el honor de compartir 3 de tus relatos. Por cierto, estoy re editando viejas entradas y te estaba recordando. Pronto aparecerá tu relato "Memoria" con motivo del especial que realizo este mes. Me dio gusto leerte de nuevo y volver a agradecer tu participación. Abrazo desde Uruguay

    ResponderEliminar
  3. heermosoooooo, bello bello. adore. me inspiro. saludo des buenos aires

    ResponderEliminar